Testimonios

Glòria Albacar Sancho. Psiquiatra. Centro de salud mental adultos Tarragona.

“Diario de una madre trabajadora:

Seis y cuarto, me levanto y mientras tomo el café, preparo mochilas, almuerzos y en los 45 min siguientes voy despertando a los niños, al mismo tiempo que me arreglo para ir al trabajo. A las 8.15, todo el mundo al coche y llegamos justo al cole. Después llego al trabajo. Salgo justo para ir a buscar a los peques, uno va a fútbol y la otra a danza…después duchas, cenas y después…Que me pasa? Hace un momento he gritado a mi hijo mayor, de cinco años. No ha querido ordenar la habitación, me ha dicho que quería que le explicase el cuento de los conejos…De repente, me doy cuenta de las lágrimas que caen de sus ojos..y el corazón se me encoge…’soy mala madre’.

¿Cuántas veces hemos tenido esta sensación? y ¿cuántas veces nos preguntamos que podemos hacer para leer los ojos de nuestros pequeños y evitar lágrimas innecesarias?. Y también para poder llevar todo, la Casa, el trabajo, el marido sin renunciar a nada, a pesar de que sabemos que el día sólo tiene 24h. Ahh, y tomamos la maternidad como parte de nuestro trabajo, sin plantearnos disfrutar de nuestros hijos.

El poder tener un espacio donde podamos compartir y trabajar todo esto y donde podamos aprender el idioma emocional y a hablarlo sin inhibiciones nos puede ayudar mucho.

Conozco a Edith hace muchos años. Ella es una de estas madres trabajadoras, que cómo todas nosotras se ha encontrado con situaciones similares las cuales reflejo más arriba. Pero ella tiene una herramienta que ha ido aprendiendo…y su aprendizaje, que muy generosamente quiere compartir, puede acompañarnos en momentos duros del día a día.”

Susana García Gutiérrez. Socio-fundadora AECOFAM, Fundadora y CEO de Centro FAMES, 1er coach familias monoparentales, Coaching de Familia y Formación para padres y docentes.

“Destaco de Edith Lando su entrega con la familia y la educación, especialmente con los jóvenes. Defensora de la búsqueda de sus talentos naturales para apoyarles en su desarrollo hacia los adultos que un día serán. Objetiva y crítica, buscando siempre cómo aportar más y mejor a las personas, a las familias. Todo esto regado con algo que, sin duda, la hace especial. La naturalidad, la sencillez y el cariño que pone tanto en su labor docente como en el coaching, solo mejoran sus habilidades profesionales, por esta razón las personas que trabajan con ella son afortunadas.

Con todo lo que tiene por ofrecer he querido que forme parte de los colaboradores de Centro FAMES, porque los jóvenes nos necesitan y ella es, sin duda, una gran experta en ello.”

Esther Moreno

“Conocer a Edith ha sido un doble placer. Primero por tener la oportunidad de conocer una persona fabulosa, llena de vitalidad, de energía y con una sed insaciable de ayudar a transformar la realidad.
Por otro lado, en cada encuentro con ella, consigue que obtengas una sensación de bienestar contigo mismo, ayudándote a conectar con lo que te importa y acercándote a ello.
Uno de sus fuertes que más admiro, es la organización y estructuración en su trabajo, dando cabida y resolución a los imprevistos, haciéndolos encajar e integrándolos en plena armonía.
Si realmente quieres mejorar y conectar con tu yo interior, Edith es una experta en el arte de ayudarte a conocerte.
Con ella estoy aprendiendo una cosa, que las metas son pequeños retos que nos acercan a nuestros sueños.
Con todo mi cariño.”

Madre:

Acudí a Edith para ayudar a mi hija, a la que sentía bloqueada, a desarrollar su potencial y ganar seguridad y asentamiento. Ya la conocía, y sabía que se trata de una persona preparada, seria , accesible, trabajadora y muy responsable, y por supuesto confiaba en su capacidad profesional.
Parece que a cierta edad, se nos dificulta a los padres el acceso a ciertas actuaciones referente a los hijos, y que algo que viene de una persona ajena e imparcial, pero al tiempo cercana y capaz de comprender y acceder a los chicos, hace mucho más fácil y rápido conseguir resultados. Esta era mi impresión y mi experiencia . Por eso acudí a Edith.

“Destaco de Edith Lando su entrega con la familia y la educación, especialmente con los jóvenes. Defensora de la búsqueda de sus talentos naturales para apoyarles en su desarrollo hacia los adultos que un día serán. Objetiva y crítica, buscando siempre cómo aportar más y mejor a las personas, a las familias. Todo esto regado con algo que, sin duda, la hace especial. La naturalidad, la sencillez y el cariño que pone tanto en su labor docente como en el coaching, solo mejoran sus habilidades profesionales, por esta razón las personas que trabajan con ella son afortunadas.

Con todo lo que tiene por ofrecer he querido que forme parte de los colaboradores de Centro FAMES, porque los jóvenes nos necesitan y ella es, sin duda, una gran experta en ello.”

Mº Luisa B. 

Creo que la mayor parte de los problemas de los jóvenes parten de un desajuste, que puede ser caracteriológico o reactivo, de un bloqueo  que alguien neutro y capacitado puede disolver con más herramientas y recursos, facilitando  mucho la vida a los jovenes, especialmente en etapas complicadas.
Por eso confiamos en Edith para que ayudara a mi hija y hemos obtenido resultados muy positivos, ya que en poco tiempo se vieron  las mejoras, que se han consolidado. Mi hija se centró, conecta mejor con la realidad, se administra sola, tiene mejores resultados, ha ganado seguridad y está más contenta. Eso buscaba para ella, y lo consiguió con la ayuda y la guía de Edith, a la que sólo puedo alabar como profesional y recomendarla sin duda alguna.

Adolescente:

Empecé a trabajar con Edith porque estaba descentrada, me sentía muy insegura y cualquier cosa era demasiado. Era desordenada y me costaba mucho concentrarme en los estudios. Me sentía mal, incapaz de afrontar las tareas, y aunque lo entendía todo y me sabía la teoría, no llegaba a expresarme ni a hacerlo bien y eso me desanimaba mucho, así que las pocas ganas de trabajar se iban y me aislaba de todo.
Edith me ayudó a conectarme, a concentrarme, a ser más ordenada y organizada y ver con más claridad los problemas. Separando y diferenciando las cosas puedo actuar.  Ahora me siento mejor, más positiva, soy más eficaz, me relaciono mejor con todos y eso me hace estar más contenta. Creo que he madurado
.
H.B. C (16 años)

Inma, madre profesional:

Al ser madre de dos niñas tengo claro que si estoy bien, todo fluye y todo mi entorno esta bien. Mi problema era laboral, no me sentía valorada en la empresa familiar y no sabía cuál era mi sitio exactamente. Me sentía desvalorizada y que estaba perdiendo el tiempo. Ese malestar lo trasladaba a mi propia familia y despues me sentia culpable. Edith me ayudo a tener claro que es lo que quiero. Ahora tengo la valentía suficiente como para decir lo que siento y pienso en determinadas ocasiones en las que noto que hay conflicto o algo no me parece bien, antes me lo callaba todo. Ahora me siento tranquila, con más Poder sobre mi vida. Gracias a Edith he conseguido conocerme más, a saber marcar cuales son mils limites, pero sobre todo mis dones y ponerlos a funcionar.
Lo recomiendo al 100%. Gracias y un abrazo¡¡

Es la manera mas fácil y rápida para poder estar informado y descargar contenido único.

Edith