Descubre los pasos necesarios para que empieces a sentir las emociones y a reconocerlas en tu propio cuerpo, logrando reconectar contigo y enseñar a tus hijos

CREA TU PROPIO MAPA EMOCIONAL

Te doy las Herramientas

  • Aprende a detectar y a potenciar las Emociones en ti, en tu cuerpo y por tanto en tus hijos
  • Asume la responsabilidad sobre tus actos de un modo más sencillo
  • Logra conectar con tus emociones y comprender cómo gestionarlas y no reprimirlas.
  • Entiende qué es lo que te hace sentir así y elegir sentirte mejor con independencia de lo que te pasa.

La Autora:

Edith Lando

He creado esta guía para mostrarte los pasos necesarios para que empieces a sentir las emociones y a reconocerlas en tu propio cuerpo. A partir de ahí, reconectar contigo, enseñar a tus hijos. Sí, enseñarles tú, puesto que los responsables de la inteligencia emocional de nuestros hijos…¡somos los padres/madres!
Veremos cuáles son las emociones básicas y te daré los puntos clave para que las reconozcas en ti y puedas así reconocerlas en los demás y enseñar a tus hijos a reconocerlas en ellos. Tendrás las herramientas para hacerlo y poder así crear tu propio mapa

Testimonios

Empecé a trabajar con Edith porque estaba descentrada, me sentía muy insegura y cualquier cosa era demasiado. Era desordenada y me costaba mucho concentrarme en los estudios. Me sentía mal, incapaz de afrontar las tareas, y aunque lo entendía todo y me sabía la teoría, no llegaba a expresarme ni a hacerlo bien y eso me desanimaba mucho, así que las pocas ganas de trabajar se iban y me aislaba de todo. Edith me ayudó a conectarme, a concentrarme, a ser más ordenada y organizada y ver con más claridad los problemas. Separando y diferenciando las cosas puedo actuar. Ahora me siento mejor, más positiva, soy más eficaz, me relaciono mejor con todos y eso me hace estar más contenta. Creo que he madurado.

H.B. C (16 años)

Al ser madre de dos niñas tengo claro que si estoy bien, todo fluye y todo mi entorno esta bien. Mi problema era laboral, no me sentía valorada en la empresa familiar y no sabía cuál era mi sitio exactamente. Me sentía desvalorizada y que estaba perdiendo el tiempo. Ese malestar lo trasladaba a mi propia familia y despues me sentia culpable. Edith me ayudo a tener claro que es lo que quiero. Ahora tengo la valentía suficiente como para decir lo que siento y pienso en determinadas ocasiones en las que noto que hay conflicto o algo no me parece bien, antes me lo callaba todo. Ahora me siento tranquila, con más Poder sobre mi vida. Gracias a Edith he conseguido conocerme más, a saber marcar cuales son mils limites, pero sobre todo mis dones y ponerlos a funcionar. Lo recomiendo al 100%. Gracias y un abrazo¡¡

Inma, madre profesional

El 100% de las madres con las que trabajo afirman que su máxima aspiración para estar bien es “que mis hijos sean felices”.
Pero ¿cómo pueden serlo si tú, no lo eres? Si tú no tienes estas estrategias, creencias… ¿Cómo se las vas a enseñar?
Aprende a conocer tus propias Emociones