DIVORCIANDOME DE LA NORMALIDAD

DIVORCIANDOME DE LA NORMALIDAD

Hace ya unos días, paseando por la ciudad, me encontré con un grafiti que llamó mi atención:   “divorciado de la normalidad”.

 

Cuatro palabras que me han hecho reflexionar, cuatro palabras de un anónimo (por lo menos para mi) que me han hecho escribir estas líneas.

 

 

Pero, ¿cómo hoy en día podemos divorciarnos de la normalidad?

 

Estamos bombardeados  constantemente con atractivos slogans que nos invitan a tener una vida más plena rodeados de cosas i/o experiencias que nos harán sentir únicos pero que van dirigidos a las masas (o en su defecto a la minoría que se lo pueda permitir).

Debemos estar perfect@s a todas horas, relajados, haciendo 20.000 cosas a la vez y todas ellas a la perfección y para ayer¡¡¡ debemos estar conectados para estar debidamente informados… y yo me pregunto :

 

¿Qué es la normalidad?

 

Soy mujer, madre (de dos soletes), profesora tutora (bueno, educadora de adolescentes), esposa, hija, hermana, amiga, tía, nuera, cuñada… y coach¡¡¡ para mi el día tiene 24 horas, las mismas que para el resto de la humanidad, pero que hago yo con ese tiempo? A veces me sorprendo a mi misma deseando que el día tuviese 48horas y acto seguido me rio yo sola pensando que tampoco tendría tiempo para hacer todo lo que quiero hacer.

 

Soy demasiado inquieta  ¿o no estoy focalizada, es lo que algunos me dirían? Para poder contestarme a mi misma enumero cuales son mis hobbies (leer, la naturaleza, aprender, la cocina (sobretodo la repostería), la decoración, viajar, la playa, la montaña, los deportes, salir con mis amig@s, ir de compras, pasear, las manualidades, las series, el cine, la música, la pintura, la restauración de muebles… podría seguir y seguir…   entre las obligaciones y las devociones… así vamos ¡

 

Simplemente debo recordar que el día tiene 24horas pero que también hay una semana, un mes, un año… hay que organizar bien el tiempo, reservar tiempo para organizar y “ordenar” todo lo que QUIERO hacer, ya que no siempre hacemos lo que queremos o debemos ¡ por ello y aunque parezca una contradicción, es necesario: parar y  pensar hacia donde quiero ir, para que quiero ir y si es realmente lo que quiero/debo hacer.

 

Así es como entiendo perfectamente a mis adolescentes, con los que trabajo para que obtengan El Alto Rendimiento que se merecen.

Les enseño a:

 

CONOCERSE

¿En que son realmente buenos?, ¿qué les apasiona?, ¿qué les motiva?

 

GESTIONAR:  Sus Emociones,  Su Talento y  Su  TIEMPO de manera Productiva.

Porque, hay tiempo para todo si a prendemos a priorizar.

 

Y puedo concluir después de mi reflexión que, para divorciarnos de la normalidad es necesario prestar atención a nuestros verdaderos sentimientos, ser conscientes de cuales son nuestras creencias y valores, en definitiva: es necesario mirarnos al ombligo para saber quienes somos¡¡¡

 

 

Edith Lando

Coach del Talento y las Emociones.

www.edithlando.es

Sobre la autora:

Edith Lando, “Coach del Talento y las Emociones”, Te enseña técnicas las estrategias necesarias en la Educación del S. XXI. Si quieres dedicarle el tiempo necesario para Educar a tus hijos en la Gestión de sus Emociones, a descubrir sus TALENTOS, disfrutando de tú familia y preparando a tus hijos para que el futuro sepan quienes Son independientemente de en qué trabajen.

 

Inscríbete para recibir Información todas las semanas sobre la Educación en el SXXI.

Totalmente gratis. Rellenando el siguiente formulario. Sin Spam y privacidad garantizada.

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.